fbpx

SOBRE MI

APASIONADA DEL AUTOCONOCIMIENTO

Misión

Me he sentido llamada a acompañar a otras experiencias más allá de la mía como parte de lo que siento como mi misión. Me llena el corazón acompañar personas a trascender sus dificultades para que se sientan más cerca de la voz de su alma y puedan sosegar la voz de su ego.

Soy una buscadora por naturaleza, me interesa llegar al fondo de las cosas para comprenderme y transformarme.

En mi vida intento tomar el dolor y lo incómodo como maestros, para que me muestren el aprendizaje de lo que mi ceguera egóica no me permite ver. Y no lo digo para que quede bien aquí, realmente creo en esta manera de vivir y evolucionar.

Es desde estos lugares de búsqueda y amor por la honestidad desde donde acompaño. Es importante vivir en la máxima coherencia posible entre mi profesión, lo que me inspira y como vivo a nivel personal.

 

Mi recorrido

Después de estudiar Psicología sentía que el contenido era demasiado teórico para acompañar, por eso hice Terapia Gestalt. A continuación sentía que me faltaba el cuerpo.

Siempre he hecho deporte y disciplinas psico-corporales (futbol sala, tenis, natación, danza, patinaje, yoga, trapecio y artes marciales). Entonces hice Terapia Corporal Integrativa, mientas me especializaba en infancia, desarrollo y cuerpo (Prevención De la Neurosis y Psicomorfología).

Mientras trabajaba en escuelas públicas y concertadas, y me dolía el alma de ver ciertas maneras de comprender la infancia, que podían venir por un sistema educativo deshumanizado, descubrí la educación libre y estuve unos cuantos años en ella pasando por todos los roles: voluntaria, alumna de la formación, observadora de la formación, educadora, coordinadora, cofundadora de una escuela, formadora de educadorxs y supervisora de equipos educativos.

Allí podía unir toda mi mirada terapéutica con la práctica educativa y observar la manera de hacer de las familias y las criaturas en su desarrollo. Confieso que no hay nada que me parezca más mágico y sagrado que una criatura en el despliegue de su potencial.

Un día me di cuenta de que en las reuniones con las familias estaba haciendo terapia, porqué me preguntaban «¿cuánto te debo?» al final de la reunión. Decidí dejar el ámbito educativo para dedicarme al terapéutico. Empecé acompañando a familias en procesos de crianza. Seguí formándome, conociéndome un poco más y ampliando mis recursos terapéuticos y de auto conocimiento a través del programa SAT del Dr. Claudio Naranjo.

De un tiempo hacia aquí se me hacía muy evidente el llamado del mundo sutil, energético. Siempre he tenido percepciones naturales del campo energético. Decidí formarme en chamanismo y empiezo a implementar técnicas energéticas en mi terapia, así como estoy cambiando el modo de vivir y la perspectiva interna sobre mi misma y el mundo.

Paralelamente a sentir ese llamado a lo transpersonal, lo femenino iba tomando un poder en mi nunca antes así expresado y por eso empecé a aprender de la medicina savia de varias mujeres con quienes llevo un tiempo creciendo gracias a sus propuestas de Auto-amor, de Mujer Salvaje, de Respiración Ovárica, de Metamorfosis Femenina.

Actualmente me apasiona acompañar procesos de mujeres en busca del encuentro consigo mismas, pues en esas estoy yo también, así como las crianzas y maternidades, para seguir trabajando para las criaturas y para el bienestar de las mujeres.

Siempre me muevo con una mirada corporal y ahora implemento la energética. Son dos lenguajes que para mí, van mucho más allá de las palabras, trascienden la mente y nos unen al todo, a la fuente de amor que somos y que necesitamos recordar para vivir con plenitud.

Estoy muy agradecida a todas las personas de quien aprendo por el camino y a quienes habéis confiado en mi trabajo y lo seguís haciendo, así como todas las personas maravillosas con quien he tejido y sigo tejiendo redes de colaboración para trabajar conjuntamente, al servicio de este despertar colectivo de la consciencia.